domingo

SI TE ENCUENTRAS CON SARTANA, REZA POR TU MUERTE


Si te encuentras con Sartana... reza por tu muerte (Se incontri Sartana prega per la tua morte)
1968
Italia/Francia/Alemania
DIRECTOR Gianfranco Parolini
REPARTO 
Gianni Garko, Klaus Kinski, William Berger, Fernando Sancho, Sydney Chaplin, Gianni Rizzo, Andrea Scotti, Carlo Tamberlani, Franco Pesce, Heidi Fischer, Maria Pia Conte, Sabine, Gianfranco Parolini, Sergio Jossa, Rossella Bergamonti, Arrigo Peri, Antonietta Fiorito, Ugo Adinolfi, Sal Borgese, Fortunato Arena , Gilberto Galimberti
GUIÓN Renato Izzo, Gianfranco Parolini
MÚSICA Piero Piccioni
FOTOGRAFÍA Sandro Mancori

Después de que Lee Van Creef apareciera completamente vestido de negro, y con una curiosa capa a los hombros, en el año 65 en "La muerte tenía un precio", muchos fueron los protagonistas que "homenajearon" esa vestimenta.
Entre ellos, aparte de Django y el propio Lee Van Creef como Sabata, hoy vamos a recordar a Sartana en su primera aparición oficial.

En 1968 Renato Izzo y Gianfranco Parolini son los creadores de Sartana. Tomaron el nombre de un personaje de una película de unos años antes, Baño de sangre al salir el sol, personaje al que también le ponía cara Gianni Garko, aunque aquel primer Sartana nada tenía que ver con el de la saga.

La cinta comienza con la presentación de Sartana y de Morgan, el personaje interpretado por Klaus Kinski. Sin saber muy bien de donde, aparece Sartana en pantalla montando en su caballo blanco, y con una extraña polvareda tras el. Pudiera parecer que es el efecto del trote del animal en el camino, pero a lo largo de toda la película Sartana siempre aparece y desaparece de la escena con la misma nube de polvo/humo, dándole aún un aspecto más irreal. El extraño jinete se pone detrás de un carruaje, como si fuera su escolta ( ¿ o quizás realmente lo es?). Unos pocos segundos después, Morgan abate tanto a Sartana como a los que van en el carro con un rifle, y los hombres de su banda se acercan para comprobar que están todos muertos. Es entonces cuando Sartana aparece de nuevo de pie y sin ningún rasguño, y después de soltar la frase que más usa como latiguillo ( " Yo soy vuestro sepulturero") acaba con los pistoleros usando un peculiar y pequeño revolver, que siempre mantiene escondido debajo de la manga, lográndolo sacar en apenas unos segundos.
Obviamente, Morgan escapa para evitar enfrentarse cara a cara a Sartana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada