miércoles

JOHNNY ORO


Johnny oro
1965
Italia
Director: Sergio Corbucci
Guión: Adriano Bolzoni, Franco Rossetti
Fotografía: Riccardo Pallottini
Música: Carlo Savina

Reparto:
Mark Damon, Valeria Fabrizi, Franco De Rosa, Andrea Aureli, John Bartha, Loris Loddi, Ettore Manni, Giovanni Cianfriglia, Pippo Starnazza, Giulia Rubini, Nino Vingelli, Vittorio Bonos, Bruno Scipioni, Silvana Bacci, Giulio Maculani, Evaristo Signorini, Amerigo Gastrichella, Francesco Figlia, Ivan Basta, Lucio De Santis, Mauro Mannatrizio, Fortunato Arena, Paolo Figlia, Ferdinando Poggi, Giovanni Cariffi, Walter Peraso, Nicola Di Gioia.

Película de 1965 que supuso la tercera incursión en este subgénero, tras “Masacro al Grand Canyon” (codirigida por el también productor Albert Band) y "Minessota Clay", del gran Sergio Corbucci, que me ha parecido bastante irregular debido en gran parte a un guión bastante rutinario de dos de sus colaboradores habituales en este subgénero: Adriano Bolzoni (“Minessota Clay” y “Salario para matar”) y Franco Rossetti (“Django”).

El protagonista, cuyo nombre da título a la película (aunque en algunos países aprovechando el éxito de los dos films de Giuliano Gemma, cambiaron el título llamándole Johnny Ringo) es un amoral cazador de recompensas cuyo único amor, como recalca la canción principal, es el oro. Tras matar en territorio mejicano a los tres miembros de la familia Pérez para cobrar la recompensa, el hermano pequeño, al que en su avaricia dejó con vida porque no tenía puesto precio a su cabeza, jurará vengarse y encontrará su oportunidad cuando el protagonista sea detenido por un honrado sheriff en un pueblo estadounidense situado en la frontera con Méjico, por lo que con la ayuda de los indios asaltará el pueblo donde se encuentra apresado éste.

Uno de los aspectos más interesantes del spaghetti es la contraposición de los personajes principales. Por un lado tenemos al mestizo Johnny Oro (interpretado por el actor estadounidense Mark Damon, que no me gustó en absoluto ya que dado el carácter irónico y un tanto paródico del personaje hubiera necesitado un actor más dotado para la comedia) un ser individualista, cínico, incapaz de amar otra cosa que no sea el oro (su obsesión por el metal precioso le lleva a portar un colt, unas espuelas y una boquilla de dicho metal) y que respeta la ley, según sus propias palabras, “porque le produce ganancias”. Por el otro se encuentra el honrado sheriff (interpretado correctamente por Ettore Manni, antiguo actor de péplums reconvertido al spaghetti) un hombre con principios que como los héroes del western clásico antepone la justicia y el deber a cualquier otro tipo de consideración, y del que Johnny en un momento dado se burla comentándole que: “Sabes lo que es un principio, una frase que ponen sobre las tumbas, aquí yace un hombre de sólidos principios”.

También me ha llamado la atención la influencia en la película, sobre todo en relación con el personaje del sheriff, de dos grandes westerns clásicos, “Río Bravo” ya que la decisión del sheriff de detener a Johnny provocará la reacción del bandido mejicano y éste, para rechazar el ataque, sólo contará con el apoyo de su mujer y de un viejo que vive en la cárcel (un personaje que protagoniza alguna escena cómica bastante lograda y constituye otro de los aciertos de la película) y “Solo ante el peligro” por su actitud al decidir enfrentarse a los bandidos cumpliendo con su deber en vez de viajar a Boston con su mujer y su hijo como tenía proyectado.
Además otra de las grandes bazas con las que cuenta la película es la gran labor de ambientación del otrora arquitecto Carlo Simmi que estuvo al frente de la dirección artística, la decoración y el vestuario. Un gran profesional cuya magnífica labor dignificó este subgénero al participar en alguno o en todos los aspectos anteriormente citados en películas tan bien hechas como son "Adiós Texas", "Django", "El halcón y la presa", "Cara a cara", "Hasta que llegó su hora", "Keoma" o "California".
Por lo que respecta a la banda sonora compuesta por Carlo Savina, y sin que me haya parecido una maravilla, tengo que comentar que cuenta con una canción pegadiza y otro tema instrumental bastante aceptable.

Pero creo que el film falla por la base, es decir, como señalé en el inicio, por el guión, que me parece muy limitado, dando la sensación de que la totalidad de la película queda supeditada al interesantísimo enfrentamiento final. Así hasta que se llega a ese momento los guionistas, que se muestran poco imaginativos y sin ideas, recurren a las típicas escenas de cabalgadas con continuas idas y venidas, tanto del protagonistas como de otros personajes, a los dos lados de la frontera y a las escenas de relleno, con lo que consiguen una película con falta de ritmo y bastante aburrida.

En cuanto a la labor de Corbucci, me ha parecido irregular, alternando grandes escenas como la que abre el film, de una gran riqueza visual, o todo el enfrentamiento final en el que demuestra su saber hacer en las secuencias de acción, con otras rodadas de forma más rutinaria o directamente desafortunada como aquella en la que la chica del saloon interpreta una canción o la pelea que sostiene el protagonista en el mencionado local.
Película, en definitiva, menor de Sergio Corbucci en la que, no obstante, deja huella de su buen hacer en algunas escenas, y anuncia algunas de sus constantes presentes en sus futuros spaghettis, como por ejemplo la atracción por la violencia (la película cuenta con secuencias muy violentas para la época en que se rodó como el asesinato a sangre fría de dos mujeres o el del corrupto dueño del saloon al que arrojan un tomahawk a la cabeza, anunciando así otros films como “Django” o “Joe, el implacable”) y la visión pesimista y negativa de la construcción de los EEUU y de sus habitantes, ya que a diferencia de la visión idílica del western clásico, y como volvería a hacer en por ejemplo “El especialista”, éstos aparecen como seres egoístas, cobardes e insolidarios.
Por último, comentar que como ayudante de dirección, al igual que en otros spaghettis de Corbucci, figura Ruggero Deodato uno de los más notables representantes del denominado Eurotrash.

MARK DAMON

Actor estadounidense (Chicago 1933) cuyo verdadero nombre es Alan Mark Harris.
De formación universitaria (estudió literatura y administración de empresas en UCLA) comenzó su andadura en el mundo de la interpretación a mediados de los cincuenta en varias series de televisión. En esta década su papel más importante fue el de marine en el drama bélico de Richard Fleischer “Los diablos del Pacífico” (1956), película en la que compartía cartel con Robert Wagner y Broderick Crawford.

A pesar de ganar el Globo de Oro por su trabajo en “La caída de la Casa Usher” (1960), una de los films de terror dirigidos por Roger Corman basados en los relatos de Edgar Allan Poe y en el que tuvo como compañero a Vicent Price, su carrera no despegaba, por lo que decidió trasladarse a Europa, teniendo lugar su debut en este continente en “El día más corto” (1963) una comedia paródica dirigida por Sergio Corbucci de “El día más largo” (1962)” en la que, curiosamente, Damon tenía una pequeña intervención.

A partir de esta fecha, y a lo largo de aproximadamente trece años de carrera en Europa, participó en más de cuarenta películas de géneros muy variados: aventuras, bélicas, terror y, por supuesto, spaghettis, de los que rodó diez. Desde 1977, y ya de vuelta en los EEUU, ejerce como productor través de Producer Sales Organization, con la que se ha convertido en un reputado productor independiente. En 1987 funda una nueva productora Vision International.

Filmografía SW:

1965- Johnny Oro
1966- Johnny Yuma
1967- Requiescant
1967- La muerte no cuenta los dólares
1968- ¿Quién grita venganza?
1968- Un tren para Durango
1968- La hora del coraje
1971- El predicador bandido (Posate le pistole, reverendo)
1972- Le llamaban la Verdad (Lo chiamavano Veritá)
1972- Repoker de bribones

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada