miércoles

LA HORA DE LAS PISTOLAS


Título original
Hour of the Gun
Año
1967
Duración
100 min.
País
Estados Unidos
Director
John Sturges
Guión
Edward Anhalt
Música
Jerry Goldsmith
Fotografía
Lucien Ballard

Reparto
James Garner, Jason Robards Jr., Robert Ryan, Steve Ihnat, Michael Tolan, Frank Converse, Jon Voight, Albert Salmi, Larry Gates, Karl Swenson, Monte Markham.

Sinopsis
Ike Clanton (Robert Ryan) es un hombre poderoso que tiene atemorizados a los habitantes de Tombstone. Cuando el agente federal Wyatt Earp (James Garner) y su inseparable amigo Doc Hollyday (Jason Robards), pistolero y jugador profesional, llegan a la ciudad para imponer la ley, Clanton no duda en comprar a un sheriff corrupto para acabar con ellos. A partir del momento en que los pistoleros de Clanton asesinan por la espalda a uno de los hermanos de Wyatt, la única obsesión de éste será vengar su muerte y limpiar de pistoleros la ciudad.
La mitología generada en torno a la figura de Wyatt Earp y Doc Holliday ha sido una de las más recurrentes y fructíferas del “western” cinematográfico, dejando en su estela títulos tan remarcables como Pasión de los fuertes (1946, John Ford) o Wichita (1955, Jacques Tourneur). Por supuesto, dentro de esta rememoranza hay que incluir forzosamente uno de los títulos más celebrados de John Sturges, un realizador que logró aportar durante la década de los cincuenta una de las miradas más interesantes al género norteamericano por antonomasia. Una especial inclinación esta al mismo que, si bien quizá no logró fraguar en ninguna obra maestra, si que posibilitó al menos media docena de títulos realmente brillantes, entre los que probablemente su obra más popular fuera Los siete magníficos (1960).
Con todo este bagaje y cuando su trayectoria profesional relacionada con el western mostraba cierto desfase con la presencia del irregular La batalla de las colinas del whisky (1965), Sturges decidió un par de años después, y cuando el género prácticamente ya era una franquicia finiquitada, realizar y producir una película indudablemente personal. Se trata de La hora de las pistolas (1967), que de forma inequívoca se plantea como una continuidad a la anterior y prestigiada aportación de Sturges sobre estos personajes Duelo de titanes (1957), intentando a nivel temático contraponer el carácter mítico que definía la película protagonizada por Buró Lancaster y Kira Douglas, por un tratamiento ceñido a la veracidad de la relación del célebre sheriff con el alcohólico Holliday.

La película se inicia con la recreación del célebre duelo en Tombstone entre los Earp y los Clanton. Tras su violento desarrollo y el triunfo de los primeros, Ike Clanton plantea una denuncia contra Wyatt (un muy ajustado James Garner) basada en falsos testimonios, que muy pronto es desestimada en la vista judicial. El sobreseimiento no impedirá que Clanton prosiga en su afán de venganza, al tiempo que intentar eliminar a quienes realmente se oponen a sus ansias de poder. El deseo se materializará en los ataques a los hermanos de Wyatt -Virgil y Norman-, resultando el primero lisiado y el segundo muerto, cuando estaba a punto de resultar elegido en unas elecciones locales. Esta lucha hará que la confianza en la ley del sheriff se resquebraje progresivamente, hasta evolucionar en su comportamiento en una tendencia vengativa cercana a los instintos más primitivos del ser humano, consustanciales al modo de vida del Oeste.

En medio de este contexto, su deseo de vengar la muerte de Morgan y el ataque contra Virgil, le llevará al objetivo de eliminar a los que atentaron contra sus hermanos, para lo que buscará la ayuda de su fiel amigo Doc Holliday (brillante Jason Robarts), que se consume con la tuberculosis, y un pequeño colectivo de jinetes que se sienten agradecidos hacia Wyatt por los gestos que tuvo con ellos en el pasado. Sin embargo, éste ayuda se revelará inútil, puesto que la creciente ira de Earp será la que, finalmente, consuma la venganza hacia quienes atacaron a sus hermanos. Cuando llegue el clímax, su fiel amigo Doc se lo recriminará, diciendo que lo que busca no es la captura de los asesinos, su juicio e incluso el cobro de la recompensa. Por el contrario, en la mente de Wyatt solo está insertada la idea de la venganza más ortodoxa.

Quizá el primer elemento de reflexión que plantea La hora de las pistolas es el de la complejidad manifestada en el Oeste americano, en el intento de adaptar su modo de vida a la llegada del progreso y la practica de la democracia y las modernas leyes de la justicia. La película lo plantea de modo notable, en una apuesta temática que en muy pocas ocasiones ha tenido un equivalente tal en la pantalla. A partir de ese planteamiento, el giro del conflicto se centra en la figura del célebre sheriff, y la evolución de ese inicial respeto hacia la justicia y la ley, que se tornará cada vez más frágil para intentar contrarrestar la adulteración que de la misma practica sin recato Clanton. Poco a poco la imposibilidad de mantener ese equilibrio se hará patente en Earp, hasta convertirse en un auténtico “vengador sin piedad” -por cierto el título español de otro estupendo western de Henry King-, que actuará con mayor y más premeditada crueldad que el peor de los bandidos a quien desea liquidar.

Una historia tan atractiva -que los créditos destacan responde a la realidad de personajes y situaciones, y se plasmó como guión de la mano del experto Edward Anal-, se expresa en la imagen con una puesta en escena contenida. Una narración a cargo de Sturges caracterizada por su clasicismo -no se observa ninguno de los tics visuales que el género ya tenía asumidos como herencia del spaghetti-, y aunque su desarrollo albergue algún detalle humorístico -especialmente centrado en el personaje de Holliday-, esta se define en un tono sombrío. Los planos de La hora de las pistolas serán largos, aprovecharán las posibilidades del panavisión, y en poco dejan margen al optimismo ante una historia que no puede tener feliz conclusión. Earp se dará cuenta finalmente del fracaso de sus ideales, su futuro no podrá tener como marco Tombstone, y además se despedirá de su amigo con la certeza del próximo final de Holliday.

En este western de Sturges se trasluce, a través de sus imágenes, un aire de despedida a un género al que el realizador aún retornaría pocos años después. Sin embargo, creo que era consciente que esta sería su última aportación totalmente personal al mismo, y eso se nota en unas secuencias en las que incluso se reiteran motivos mortuorios -funerales o la imagen, heredada de Forty Guns (1957, Samuel Fuller), de los cadáveres de los Clanton expuestos en el escaparate de la funeraria-, y en donde bajo mi punto de vista, solo chirría en exceso una banda sonora del entonces prometedor Jerry Goldsmith, que contradice totalmente el carácter seco y casi ritual de la película.

JAMES GARNER

Es uno de los actores más populares de Hollywood, ha competido por el Oscar, es ganador del Emmy y actualmente protagoniza la exitosa serie «8 Simple Rules», donde da vida al padre de Katy Segal. Considerado desde hace mucho tiempo una de las estrellas más distinguidas de Estados Unidos, recientemente le hemos podido ver en películas como Atlantis, el imperio perdido, Space Cowboys, Clan Ya-Ya, el telefilme El cuarto poder, la serie «Chicago Hope» y las producciones televisivas «One Night Special» - en la que volvió a encontrarse con Julie Andrews - «God, the Devil and Bob» y «Legalese», por la que recibió su tercera nominación al Premio del Sindicato de Actores (SAG). Desde 1994, ha encarnado a Jim Rockford (de la serie de televisión «Los casos de Rockford») en siete telefilmes. Obtuvo el Emmy por su retrato de Rockford cuando la serie se estrenó. Por otra parte, la producción de Hallmark «Breathing Lessons» le valió sendas candidaturas al Emmy y al Globo de Oro. En su filmografía figuran, entre otros, los siguientes títulos: Maverick, La calumnia, La gran evasión, Nunca comprarás mi amor, Grand Prix, El potentado, Apártate cariño, También el sheriff necesita ayuda, Su pequeña aventura, ¿Víctor o Victoria? y El romance de Murphy, por el que fue seleccionado para el Oscar al mejor actor. En la televisión ha aparecido en numerosas producciones, entre las cuales destacan «Mark Twain´s Roughing It», la serie «First Monday», «Nicholas», «Space», «Glitterdome» y «Decoration Day», que le mereció el Globo de Oro al mejor actor en una miniserie o programa especial además de una nominación al Emmy. Asimismo, compitió por el Emmy por su interpretación en los telefilmes «Heartsounds», «Promise» y «My Name is Bill W». En total ha recibido una nominación al Oscar, quince al Emmy (dos veces ganador), trece al Globo de Oro (cuatro veces ganador), dos premios People´s Choice y tres nominaciones a los premios del Sindicato de Actores. Obtuvo el Premio Clio por sus anuncios para Polaroid.

Películas:
El arte de amar
, Alias Jesse James
, Fiebre de codicia
, Duelo en Diablo
, También un sheriff necesita ayuda
, One Little Indian
, Marlowe, detective muy privado
, Al borde del infierno
, Víctor o Victoria
, Fanático
, Cash McCall
, Grand Prix
, El romance de Murphy
, Los trotamundos
, Su pequeña aventura
, Sayonara
, Los jóvenes invasores
, El patentado
, Mis queridos compatriotas
, Látigo
, Su distinguida señoría
, Al caer el sol
, Mi Nombre es Bill W
, Después del silencio
, Los nuevos casos de Rockford: aun amo los Angeles
, Los nuevos casos de Rockford: no hay mal que por bien no venga
, Los nuevos casos de Rockford II: si la trampa funciona
, Clan Ya-Ya
, Los nuevos casos de Rockford II: Los amigos juegan
, Los nuevos casos de Rockford II: El padrino lo sabe todo
, La americanización de Emily
, Una vez a la semana
, Un caso para un novato
, El potentado
, Mark Twain
, Una noche especial
, El cuarto poder
, La hora de las pistolas
, El diario de Noa
, El último regalo
, Maverick
, Apártate cariño
, La gran evasión
, Asesinato en Beverly Hills
, Space Cowboys

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada