lunes

CARA A CARA


Cara a Cara (Faccia a faccia)
1967
Italia/ España
Director: Sergio Sollima
Música: Ennio Morricone
Historia: Sergio Sollima
Fotografía: Emilio Foriscot, Rafael Pacheco

Reparto:
Tomas Milian, Gian Maria Volonte, William Berger, Jolanda Modio, Gianni Rizzo, Aldo Sambrell, Carole André, Angel del Pozo, Nello Pazzafini, José Torres, Rick Boyd, Frank Braña, Ivan Scratuglia, Lorenzo Robledo, Francisco Sanz, John Karlsen, Calisto Calisti, Andrea Fantasia, Osiride Peverello, Lidia Alfonsi, Guillermo Mendez, Antonio Casas, Rosella D'Aquino, Guy Heron, Linda Veras, Freddy Unger, Alfonso Rojas, Federico Beido.

Sollima es posiblemente uno de los directores más singulares del genero. Su trilogía es de una indudable calidad. Además, "Cara a cara" aporta unos dilemas morales que normalmente no se suelen ver por los spaghettis westerns.
Un profesor de Bostón,Brad Fletcher, llega al oeste para que el clima del campo mejore su maltrecha salud. Es un hombre correcto, culto, y con unos ideales impecables.

Un día, al rancho donde vive llega una diligencia. En ella, un par de agentes de la ley llevan al bandido Beauregard Bennet, un temible asesino y ladrón, que era jefe de la "Manada salvaje", una banda que atemorizaba a toda la comarca. Bennet consigue escapar, y se lleva al profesor como rehén. Así comienza una curiosa transformación, la del tímido y recto profesor Fletchet en un calculador y frío ladrón y asesino sin escrúpulos. Y es que el hombre del Este se ve libre de los estrictos códigos que le ahogaban, y aparece una personalidad que ni él mismo sabia que ocultaba. Pero además, antes la transformación de Fletchet, vemos también como Bennet comienza a darse cuenta de que quizás el camino que lleva no es el bueno, y busca una forma de redimirse, aunque eso le cueste su propia vida...

Como ya dije, la mano de Sollima se nota bastante, con un acabado que le da a la cinta una calidad indudable. El reparto está muy correcto, tanto la buena pareja protagonista como muchos secundarios, como por ejemplo William Berger.
Y por supuesto, no podemos quejarnos de la música del maestro Morricone.

Un poco lenta en su principio, es a partir de la mitad de la cinta cuando la cosa se pone interesante. Más allá del motor principal de la historia, "Cara a Cara" tiene algunos debates interesantes, la moral del personaje de William Berger, un agente de la ley capaz de matar a un sheriff para lograr su objetivo, o la de los "hombres de bien" de la sociedad, que contratan a unos vigilantes para que arrasen un campamento lleno de ladrones, pero también con mujeres y niños inocentes e indefensos.
Aparte, Sollima resuelve de forma genial la mayoría de los tiroteos, aunque sobre todo el final de la pelicula es impresionante y de una belleza hipnótica, con el decorado del desierto de Almeria como fondo del desenlace.

Otra cuestión muy interesante, que también refuerza la fuerte carga ideológica de la película (el guión, al igual que en “El halcón y la presa”, vuelve a ser obra de Sergio Donati y del propio Sollima), es, como ya había indicado en la sinopsis, la transformación que se produce en los dos protagonistas. Así, mientras que el tímido, apocado, pacífico y racional profesor descubrirá con su secuestro su lado más oscuro, la atracción que ejercen sobre él la fuerza bruta y las armas y el poder de éstas combinadas con su inteligencia, en el desalmado asesino ira calando el mensaje humanista del profesor hasta que debido a un hecho luctuoso (la muerte de un joven en el asalto al banco) se replantee su forma de actuar y decida abandonar esa forma de vida. De esta manera, se nos está planteando hasta que punto los individuos de una sociedad están condicionados por su lugar de origen y por la clase social a la que pertenecen puesto que las vidas del profesor, si hubiera nacido en el oeste, y del bandido, si hubiera formado parte de una familia bien de Nueva Inglaterra, hubieran sido radicalmente distintas. Es, por tanto, la sociedad, en manos de los poderosos, la que, en muchos casos, te obliga a llevar una vida violenta y al mismo tiempo la que determina cuando y quien puede ejercer esa violencia, eliminando “legalmente” a aquellos elementos que le son molestos.

Además de estas consideraciones la película está francamente bien dirigida por Sergio Sollima (como ejemplos recuerdo la secuencia inicial en el aula, el bautismo de fuego del profesor, la escena en que planean el atraco al banco o el maravilloso y bellísimo final); cuenta con un gran guión, mucho más cuidado que en la mayoría de los spaghettis que he visto hasta ahora con una primera parte más pausada pero necesaria para conocer psicológicamente a los personajes; una notable banda sonora compuesta por Ennio Morricone; técnicamente (fotografía y dirección artística) es muy buena; la producción a cargo de Alberto Grimaldi muy solvente para lo que se estilaba en este tipo de productos y las interpretaciones estupendas, tanto la de los dos protagonistas para los que se contó con dos actores extraordinarios sobre los que descansa gran parte del film: Gian Maria Volante que da vida al profesor y Tomas Milian que encarna al pistolero, como la de William Berger, personaje que también evoluciona a lo largo del film al pasar de ser un frío cazador de hombres al que sólo le importa su trabajo como agente de la Pinkerton, a mantener la suficiente lucidez al final de la película para evitar una carnicería y conseguir, por una vez, hacer justicia. Junto a ellos un numeroso grupo de habituales (tanto italianos como españoles) de este subgénero cumpliendo a la perfección en sus pequeños papeles: Aldo Sambrell, Mario Brega, Antonio Casas, Frank Braña, Nello Pazzafini, Federico Boido, José Torres o Ángel del Pozo.

Me parece una soberbia película en la que el director, Sergio Sollima, reflexiona sobre la violencia y el distinto tratamiento que se le da dependiendo de quien la ejerza, lo que queda perfectamente resumido en la frase que dice el ex profesor inmediatamente antes de volarle la cabeza al desdichado agente de la Pinkerton: “Lo importante es superar el límite de la violencia individual que es un crimen para llegar al de las masas que hace historia”. Así nos encontramos con una peli que cuenta con una fuerte carga ideológica en la que, como en “El gran silencio”, se va a contraponer la ley al concepto de justicia, quedando perfectamente reflejada esta postura en su tramo final en el que las fuerzas vivas del pueblo contratan a un pistolero, que estaba en la cárcel y había sido miembro de la Manada Salvaje, para que dirija a un grupo de desalmados con el objetivo de acabar de forma “legal” con el grupo de ladrones, mujeres y niños que viven en las montañas, en comunión con la naturaleza y alejados de los convencionalismos sociales, en una especie de comuna cuyo principio organizativo básico es la libertad y la falta de jerarquías (parece que, de esta forma, se están defendiendo en la película parte de los postulados del movimiento hippy, en pleno apogeo en el momento de su filmación).

ALDO SAMBRELL

Alfredo Sánchez Brell, nacido en Madrid el 23 de febrero de 1937, es el nombre real del actor conocido como Aldo Sambrell, posiblemente uno de los mayores secundarios españoles del genero, y del cine en general, con una filmografia impresionante.
Comenzó en el cine gracias a su amistad, nacida a raiz de jugar juntos al futbol, con el director Joaquin R.Marchent, que un día, le preguntó si sabia montar a caballo. Aldo respondió rápidamente que si, cuando realmente en su vida había visto uno de cerca. Y allí comenzó la historia de este actor que comenzando como casi un extra más, llegó a co-protagonizar bastantes spaghetti westerns, casi siempre como villano, con ese rostro tan peculiar.
Muy admirado fuera de España, Aldo Sambrell aun continua actuando y dirigiendo.
En el año 2003, el escritor José Manuel Serrano Cueto publicó el libro "Aldo Sambrell, la mirada más despiadada. Confesiones de uno de los malos del cine español" (Valladolid, Fancy, 2003), una entrevista-biografía con el actor, que es un hermoso homenaje a un actor que tantos buenos ratos nos hizo pasar en innumerables westerns, y quizás, pese a quedarse corto, un reconocimiento en España a su carrera.

Aldo Sambrell, nuestro eterno forajido del Spaghetti western. El dia 10 de julio de 2010 moría Aldo Sambrell en el Hospital Universitario de Alicante.

Filmografia SW:

1963- El sabor de la venganza
1963- Tres hombres buenos
1963- Gringo
1964- La carga de la policia montada
1964- Relevo para un pistolero
1964- Los pistoleros de casa grande
1964- Fuera de la ley
1964- Por un puñado de dólares
1964- El hombre de la diligencia
1964- Los rurales de Texas
1964- La tumba del pistolero
1965- El dedo en el gatillo
1965- Fuerte perdido
1965- Un Lugar llamado 'Glory'
1965- El hijo del pistolero
1965- Plazo para morir
1965- La Muerte tenía un precio
1966- Dinamita Jim
1966- Joe, el implacable
1966- La muerte cumple condena
1966- Texas kidd
1966- Yo soy la revolución /// Reseña Adicional
1966- El bueno, el feo y el malo
1967- Los despiadados
1967- Cara a cara /// Reseña Adicional
1968- Quince horcas para un asesino
1968- Réquiem para el gringo
1968- Un tren para Durango
1968- Vivo para matarte
1968- Un minuto para rezar, un segundo para morir
1968- Hasta que llegó su hora/// Reseña Adicional
1968- Comanche blanco
1970- Manos torpes
1970- Arizona vuelve
1971- Tequila
1971- Una ciudad llamada bastarda
1971- Agachate, maldito/// Reseña Adicional
1971- Un dolar para Sartana
1971- El hombre del río malo
1971- Hannie Caulder
1972- Ben y Charly
1973- Un Hombre llamado Noon
1978- Montura de plata
1983- Al oeste de Río Grande
1985- Tex y el señor de los abismos
1986- Ahora mis pistolas hablan
1996- Aqui llega Condemor
1999- The long kill: La justicia de los forajidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada