miércoles

EL ARBOL DEL AHORCADO


THE HANGING TREE (USA 1959). DURACIÓN 106 min.
DIRECTOR Delmer Daves
GUIÓN Wendell Mayes & Halsted Welles (Novela: Dorothy M. Johnson)
MÚSICA Max Steiner FOTOGRAFÍA Ted McCord
REPARTO Gary Cooper, Karl Malden, Maria Schell, George C. Scott, Ben Piazza, Karl Swenson, Virginia Gregg
PRODUCTORA Warner Bros.
Doc Frail es un extraño médico que llega a Montana con su pistola y un maletín. Un día tiene que atender a Elisabeth, una muchacha que, víctima del ataque de unos bandoleros, ha perdido la vista. Gracias a los cuidados de Frail, la chica consigue ver de nuevo y se enamora del médico.
Extraordinario western de Delmer Daves filmado con la solvencia de los antiguos artesanos, pero que en esta ocasión alcanzó la categoría de obra maestra y que contó con la poderosa presencia de Gary Cooper y con María Schell y Karl Malden como compañeros de reparto.
Este film constituye, junto con "Solo ante el peligro", la mejor interpretación de Gary Cooper en toda su carrera, y para el que esto escribe, una de las mejores películas del género. Lo tiene todo: guión, ritmo narrativo, escenografía, descripción e incluso disección de personajes, acción, paisajes certeramente fotografiados, historia sentimental de intenso calado, insuperable final, música maravillosa...una obra de arte.
Al final de la película, el doctor Frail escapa de la horca gracias a Elisabeth. La memorable banda sonora de Max Steiner acompaña al retroceso de la cámara sobre el viejo árbol, la horca y los dos protagonistas.
En la escena que viene a continuación, Shorty ha intentado abusar de Elisabeth, y el doctor Frail va tras él, dándole una lección que difícilmente olvidará. En la siguiente secuencia, una de las más bellas de la filmografía del actor, Frail ayuda a quitar el vendaje de su paciente; ésta le mira, entre agradecida y enamorada, pero el doctor no quiere que los sentimientos arraiguen en su desengañada existencia.

Esta es la escena final total de la película, desde el momento en que Frail acude en auxilio de Elisabeth, hasta que ésta lo da todo por él, sin esperar nada a cambio.

Es tan bella la última escena, cuando el doctor Frail grita "¡Elisabeth!" y ella, que ya se marchaba, corre hacia el carro donde la soga pende del árbol, que bien merece figurar de nuevo como una escena aparte. Espero que lo comprendan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada