sábado

SHANGO, LA PISTOLA INFALIBLE


SHANGO, LA PISTOLA INFALIBLE
1970. 88 minutos. Italia
Director: Edoardo Mulargia.
Guión: Edoardo Mulargia, Anthony Steffen
Música: Gianfranco Di Stefano
Fotografía:Gino Santini
Productora: Produzioni Atlas Consorziate (PAC) / Società Europea Produzioni Associate Cinematografiche (SEPAC)

Reparto: Anthony Steffen, Eduardo Fajardo, Maurice Poli, Barbara Nelli, Valerio Fioravanti, Attilio Dottesio, Massimo Carocci, Adriana Giuffrè, Franco Pesce, Andrea Scotti, Franco Ukmar

La Guerra de Secesión ha terminado, pero el mayor Droster (Fajardo) tiene la intención de mantener a sus tropas y a los pobladores en la oscuridad, para perpetuar su poder sobre el área. El ranger Shango (Steffen) es capturado por el loco de Droster y culpado por el asesinato del operador del telégrafo, la única persona capaz de recibir la noticia de que la guerra ya ha finalizado. Sin embargo, Shango se escapa y está decidido a terminar con tanto abuso.

La idea es muy buena. La guerra civil americana ha acabado, un viejo recibe la noticia desde el puesto de telegrafos, pero es asesinado, el mayor Droster, no está interesado en que se conozca la noticia. El, el capitán de unos sudistas, que tienen a un pueblo a su merced, no quiere que los lugareños conozcan la noticia y que sigan estándo bajo su yugo.

Pero cuando hay un malo, tiene que haber un bueno, este es Anthonny Steffen, Shango en la película, que es un ranger, y se pondrá de parte de los lugareños, para acabar con droster y su banda de forajidos.

La verdad es que de Shango a Django, hay sólo un paso. Y es así cómo tiene que ser visto este spaguetti crepuscular, desde un punto de vista positivo. Para algunos es una burda copia de uno de los mejores spaguetti western de la historia, para otros una copia muy positiva. La primera media hora es lo mejor. Shango metido en una jaula, así empieza la película, después el asesinato del telegrafista y los abusos a todo un pueblo esclavizado, media hora incesante, llena de acción e intriga.

Después ya es un un incesante ir y venir de los personajes, acción sin guión alguno. Eso sí, las escenas de acción están muy bien rodadas. Pocas veces hay tantos fiambres en un spaghetti: aqui hay más de un centenar, muy buenos tiroteos, y escenas impactantes, como aquella que entierran a los lugareños, en la arena, solo con la cabeza fuera, y prenden fuego: Shango debe salvarles.

Otro aspecto positivo de los tiroteos es que plagia la originalidad en los disparos de Sartana o de Sabata, lo que les da una gran plasticidad, casí como si fuera una coreografia. La banda sonora es francamente buena.

En el aspecto negativo, dos cosas: la primera es que falta guión en la segunda mitad de la película y demasiadas idas y venidas de los personajes, mucha acción y poco diálogo. La segunda es que Shango él solo tirotea a demasaiados enemigos, sin ayuda de nadie y sin despeinarse, pero es cine, es un spaghetti western y aquítodo está permitido.

Lo mejor de la película, junto a Steffen, es Fajardo, nuestro español en el reparto: qué clase tenía, qué gran malo. En el mundo del spaghetti hay dos malos históricos: uno es Lee Van Cleef (cuando hace de malo) y el otro esKlaus Kinski. Detrás se puede situar a Eduardo Fajardo. (TEXTO 800 SW)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada