miércoles

LAS PISTOLAS NO DISCUTEN


Las pistolas no discuten (Le Pistole non discutono)
1964
Italia/España
Director: Mario Caiano
Guión: Franco Castellano, Pedro de Juan
Fotografía: Julio Ortas, Massimo Dallamano
Música: Ennio Morricone

Reparto:
Rod Cameron, Horst Frank, Mimmo Palmara, Angel Aranda, Vivi Bach, Luis Durán, Kai Fischer, Julio P. Tabernero, Hans Nielsen, Simón Arriaga, Andrea Aureli, Juan Cortés, Tito Garcia, Jose Canalejas, José Manuel Martín, Giulia Rubini, Paul L. Smith, Eulalia Tenorio

Coproducción italo-hispano-alemana dirigida en 1964 por Mario Caiano bajo el seudónimo de Mike Perkins al mismo tiempo y en las mismas localizaciones (Almería) que “Por un puñado de dólares”, por lo que según he leído, no sé si será realmente cierto, fueron aprovechados en esta última parte del material y del personal de la primera que contó con un mayor presupuesto que la película de Leone.

Creo que olvidándonos de las comparaciones de rigor nos encontramos ante un aceptable eurowestern (hasta ahora el que más me ha gustado de su director) que reproduce esquemas y situaciones propias de los westerns estadounidenses de serie b de los años 50 y 60 y que nos narra la historia de los hermanos Clanton (Billy y George) que tras robar el banco de River Town y matar a dos personas son perseguidos hasta Méjico por el sheriff del pueblo que no es otro que el famoso Pat Garret. Una vez detenidos por éste y tras burlar a los regulares mejicanos, el sheriff y sus dos presos deberán eludir a través del Valle de la Muerte (un temible desierto) a la banda de Santero que intenta arrebatarles los treinta mil dólares robados.

La película se caracteriza por una factura técnica notable. Me ha parecido especialmente brillante la labor de fotografía de Julio Ortas y Massimo Dallamano (director de la extraordinaria "Bandidos") que sacaron gran partido tanto al pueblo de Lucainena de las Torres como al desierto almeriense en el que se desarrolla gran parte del film, y el trabajo de ese gran profesional que fue Carlo Simi que estuvo al frente de la dirección artística, en ambos casos creo que no desmerecen en absoluto a las películas de este tipo realizadas en los Estados Unidos.

Otro elemento notable del film es sin duda la estupenda banda sonora, muy diferente a la de “Por un puñado de dólares”, compuesta por Ennio Morricone bajo el seudónimo de Dan Savio que cuenta, entre otros, con un pegadizo tema principal y otro cantando (Lonesome Billy) con influencia de canciones propias del western clásico de los cincuenta.
Quizás el aspecto más flojo de la película sea el guión en el que se aprecian las huellas del western estadounidense (entre otras me recordó a “Camino de la horca” de Raoul Walsh o a “Los comancheros” de Michael Curtiz en toda la escena del ataque al rancho que culmina, al igual que en el titulo del que hablamos, con una carga del ejército, en esta ocasión, alertado por George), sufre ciertos baches narrativos, como el largo interludio en el rancho, y en el que proliferan situaciones bastante tópicas (la relación amorosa que redimirá a la postre a George), incoherentes (Santero dice que no es prudente atacar de noche al sheriff porque está alerta y posteriormente les atacan a pecho descubierto y a plena luz del día), ilógicas (el sheriff se pelea con Billy mientras están siendo perseguidos por los forajidos) o contradictorias (tras ser el héroe sitiado en el rancho le convencen para que no se rinda porque “Santero no es de fiar” para a la mañana siguiente rendirse y entregar al forajido el botín).

En cuanto al reparto, de carácter internacional, cabe señalar que al frente del mismo se encuentra el veterano y gigantón (medía 1,94 centímetros) actor canadiense protagonista de infinidad de western serie b Rod Cameron que da vida convincentemente al sheriff Pat Garret (un conocido personaje histórico que acabó con Billy el Niño), el típico héroe clásico integro, recto y honesto que quiere, ante todo, impartir justicia, por lo que no dudará en atravesar la frontera para apresar a los dos asesinos y recuperar el dinero robado. Junto a él, el alemán Horst Frank, uno de los aciertos de la película, como Billy ( otro personaje histórico que se enfrentó a Wyat Earp en el famoso duelo en el OK Corral) el más peligroso y violento de los hermanos Clanton (lastima que desaparece demasiado pronto), y el español Ángel Aranda como el débil hermano menor de Billy que se me hizo insufrible porque se pasa toda la película lloriqueando y será el único personaje que, gracias al amor, evolucionará a lo largo del film.

En definitiva creo que es una película con la que, si no eres muy exigente, puedes pasar un rato entretenido, que está correctamente dirigida por Mario Caiano y que cuenta, además, con buenas escenas de acción. (TEXTO 800SW)

ROD CAMERON

Actor canadiense (Alberta 1910-Georgia 1983) cuyo verdadero nombre era Nathan Roderick Cox que, a pesar de verse encasillado por lo general en filmes de serie b, gozó de gran popularidad durante casi tres décadas (40, 50 y 60) y cuenta con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

De complexión robusta, gran altura (medía casi dos metros) y rasgos duros comenzó en el cine doblando a estrellas como Fred McMurray o Buck Jones en las escenas arriesgadas.

Su primera aparición en un largometraje importante tuvo lugar en 1940 con “Policía Montada del Canadá” filme dirigido por Cecil B. De Mille e interpretado en los principales personajes por Gary Cooper y Paullette Goddard.

Contratado por la Paramount Pictures, y a pesar de que rodó interesantes cintas de otros géneros como las bélicas “Wake island” y “Comandos” ambas dirigidas en 1942 por John Farrow , el filme dirigido ese mismo año por George Sherman “Corazones en llamas” con Fred McMurray, Paullette Goddard y Susan Hayward o sus interpretaciones protagónicas como el agente Rex Bennett en dos largometrajes dirigidos por Gordon Spencer Bennet, su imponente físico quedaría definitivamente asociado a los westerns de bajo presupuesto que rodó tanto para la mencionada compañía como para otras menores, sobre todo la Republic o Monogram, bajo la dirección de reputados artesanos como Lesley Selander, Edward Luwig o Joseph Kane y entre los que destacan “La dama de la frontera” (1945) junto a Yvonne de Carlo, con la que había trabajado en dos ocasiones, entre ellas “Salomé, la embrujadora”, “Piratas de Monterrey” (1947) que le emparejó con María Montez, “Dakota Lil” (1950) protagonizada por George Montgomery, otro habitual de la serie b, con el que también había trabajado en “La hija de Belle Starr”, “Senderos de violencia” (1955) junto a John Payne, “El gavilán pistolero” (1963) con el también recurrente en westerns de bajo presupuesto Rory Calhoun, y la injustamente olvidada “Quinientos dólares vivo o muerto” (1965) con el eterno malvado Dan Duryea como un cazador de recompensas y un numeroso grupo de antiguas estrellas del western como Buster Crabbe, Richard Arlen, Bob Steele e, incluso, Bronco Billy.

En 1964 protagoniza su primer western hecho en Europa, “La pistolas no discuten” filme apegado a los cánones clásicos del género en el que dio vida al inmaculado sheriff Pat Garret, para en años sucesivos protagonizar otros dos euro westerns.

Paralelamente desarrolló una fructífera carrera de televisión, no sólo como actor invitado en series de tanto renombre como “Laramie”, “Bonanza”, “Perry Mason” o “El Virginiano” sino como actor principal en tres de ellas de gran éxito que le dieron una enorme popularidad: “City detective” en la que apareció como el teniente Bart Grant en sesenta y un episodios entre 1953 y 1955,”State Trooper” en la que encarnó en ciento cuatro episodios entre 1956 y 1959 al teniente Rod Blake y “Coronado 9” con treinta y nueve episodios emitidos de 1959 a 1961.

Su última aparición delante de una cámara tuvo lugar en 1978 para un episodio de la serie de televisión “Proyecto UFO: Investigación OVNI”. Como curiosidad señalaros que volvió a interpretar en 1971 al sheriff Pat Garret en el largometraje dirigido por Dennis Hooper “La última película”.

Filmografía SW:

1964.- “Las pistolas no discuten”.
1964.- “El sendero del odio”.
1966.- “Hombres desesperados”.

MARIO CAIANO

Nacido en Italia en 1933, Caiano estudió una carrera de Arqueologia, que le sirvió para trabajar junto a la policía. Paralelamente, comenzó una carrera como asistente de varios directores, hasta que en el año 1960 empieza a dirigir en solitario sus propias películas.

Su cine por desgracia en la mayoría de las veces eran trabajos por encargo, que generalmente se ceñían al genero de moda. Ese es el caso de su trabajo en el spaghetti western, que se pueden resumir como simples "calcos" de las directrices básicas del mismo, con poco talento o innovación.

Un par de películas en la frontera, protagonizadas por el Zorro, fueron sus inicios. En "Brandy" aparece como co-director en algunos sitios o como ayudante del director en otros. En "Los Cuatro Salvajes" dirige por primera vez al actor que más protagonizó sus westerns, Anthony Steffen.

A partir de los años setenta, comienza a alejarse poco a poco del cine y se refugia en trabajos para la televisión Italiana, continuando en ella hasta el año 2001, fecha de su ultima serie.

Filmografía SW:

1962- El signo del zorro
1964- Brandy (co-dirigida/ayud. de director junto con José L. Borau )
1964- El Vengador de California
1964- Las pistolas no discuten
1965- Una tumba para el sheriff
1966- Los Cuatro Salvajes
1967- Un tren para Durango
1967- Con el corazón en la garganta
1968- Su nombre gritaba venganza
1973- Mi nombre es Shanghai Joe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada