domingo

DJANGO DISPARA PRIMERO


Título original
Django spara per primo
Año 1966
Duración 83 min.
País Italia
Director Alberto De Martino
Guión Sandro Continenza, Massimiliano Capriccioli, Tito Carpi, Vincenzo Flamini, Giovanni Simonelli
Música Bruno Nicolai
Fotografía
Riccardo Pallottini

Reparto
Glenn Saxson, José Manuel Martín, Fernando Sancho, Ida Galli, Nando Gazzolo, Erika Blanc, Valentino Macchi

Django recupera el cadaver de su padre, muerto por un cazador de recompensas, y lo lleva a la ciudad para cobrar el premio. Allí se entera que su padre no era un criminal, sino un hombre de negocios. Ahora tiene una herencia que reclamar... y una cuenta que saldar con Clusker. En la traducción, en España se transfiguró el nombre del famoso personaje Django por el del también reconocido Trinidad (aunque vale aclarar que el film no es una secuela oficial de Django).

Spaghetti menor, realizado por un director veterano pero que incursionó muy poco por el género. La historia, cuyo comienzo es prometedor, se torna después anodina y con poco interés, aunque esté sazonada de una buena base de tiroteos y, sobre todo, peleas, en las que Trinidad (o Django, que aquí es lo mismo) suele salir victorioso. A mejorar el producto no colaboran los intérpretes, con un tal Glenn Saxon en el papel principal que no aporta nada al personaje (más bien todo lo contrario) y Fernando Sancho, que no hace, como era de suponer, de mexicano, lo cual le resta muchos enteros. Evelyn Stewart (Ida Galli), actriz muy activa en los spaghettis, tiene en esta película un papel más lucido que en otras intervenciones, no limitándose a ser un florero del protagonista, sino una pérfida mujer que juega a tres barajas.

Un atractivo comienzo, con un duelo entre José Manuel Martín y Saxon, con el cadáver del padre por testigo, un final sorprendente...y poco más. La escenografía es aceptable, el atrezzo correcto y la figuración, sin ser buena, al menos no es paupérimma, como sucede en tantos y tantos productos del género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada