jueves

OCASO DE UN PISTOLERO


Ocaso de un pistolero (Il Destino di un pistolero)
1965
España/ Italia
Director: Rafael Romero Marchent
Guión: Joaquin Romero Marchent
Música: Angelo Lavagnino
Fotografia: Miguel Fernández Mila, Fausto Zuccoli

Reparto:
Craig Hill, Piero Lulli, Gloria Milland, Carlos Romero Marchent, Conchita Nuñez, Jesus Puente, Jose Guardiola, Raf Baldassarre, Lorenzo Robledo, Hugo Blanco, Francisco Sanz, John Bartha, Luis Induni, Goyo Lebrero , Jose Villasante, Francisco Huetos, Rufino Ingles, Jesus Guzman.

Un temible pistolero (Dan Murphy) trata de escapar de la ley junto a su esposa y a su hijo.
Pero al parar en un pequeño pueblo, el sheriff intenta detenerlo, pero solo logra matar al bebe de Murphy.
En reprimenda, este vuelve al rancho del sheriff, y secuestra al bebe de este, y deciden adoptarlo como hijo propio.
Al cabo de los años, cuando todo parecía olvidado, llega al pueblo donde vive la familia de Murphy (aunque con otro nombre) un agente de la ley, que por desgracia ha reconocido a el pistolero...

Debut de Rafael Romero Marchent en la dirección, y la verdad es que no es un mal inicio. Para ello toma un guión de su hermano Joaquin.
Obviamente, aun nadie puede esperar un estilo Leone, ya que la ambientación sigue el camino marcado por su hermano, es decir, el western americano típico. Pero ojo, que nadie se lleve a engaño, detrás de lo clásico de la puesta en escena, Romero nos enseña una historia muy violenta. En los primeros minutos, un sheriff mata a un bebé. Una familia de hermanos, los Carver también matan a una mujer indefensa, en un grandioso plano alejado que me parece una maravilla. Pero es que hasta el protagonista de la historia mata a un hombre desalmado sin ningún tipo de remordimiento (ante-sala de los héroes turbulentos que después veríamos en casi todos los spaghetti).
Dos historias centrales son la que forman la película:
- La disputa con los hermanos Carver, una banda de fanfarrones del pueblo, al que al principio el protagonista decide no seguirles el juego, pero que tras una brutal paliza ( en otra demostración de lo violento de la cinta) decide que no les volverá a pasar ni una. Y obviamente, después de que los hermanos maten a varias personas en el pueblo ante la parsimonia general, es cuando Dan Murphy vuelve a coger sus revólveres y acaba con ellos con una facilidad asombrosa, y así vemos que seguramente antes seria un pistolero muy peligroso.
- El asunto con la ley, y con el hijo del Sheriff. En un principio, Dan Murphy no quiere devolverle al agente de la ley el chico, pero este le promete que si deja que le lleve al niño a su verdadero padre, ellos podrán seguir viviendo como ahora, y que la ley se olvidará de él. Aconsejado por su mujer, decide dejar que se lleve al chico.
Pero por desgracia, la vida sin el niño al que ya consideraban su hijo se torna en un infierno, y Murphy cae en la bebida y en los malos modos, echándole la culpa a su mujer de todo. Esta decide ir a hablar con el Sheriff, para que este aceda a que ellos vean al niño de vez en cuando, pero este se niega. Mientras, Murphy descubre que su mujer ha ido a ver al sheriff, y decide ir en su busca. Por desgracia, el Sheriff y una veintena de hombres le esperan, y un trágico final cierra esta historia.

Personalmente, este es uno de los finales que peor cuerpo me ha dejado. Obviamente, era imposible que Dan Murphy acabara con los veintes pistoleros, entre otra cosa porque se mueve de forma torpe y en vez de buscar la protección de alguna pared, queda desconcertado ante tanto rifle oculto y acaba quedando en medio de la calle. Aparte, hubiera sido demasiado que el personaje protagonista, un pistolero asesino por lo que parece, hubiera salido victorioso al final de la cinta. Pero oye, a mi me dio mucha rabia, ya que pese a todos los intentos por cambiar de vida, al final tuvo que acabar volviendo al principio.
Sobre la parte técnica, pese a alguna aceleración que queda peor que si se hubiera dejado tal cual en alguna pelea a puños (aunque ese fallo puede que no sea de Romero Marchent), ya se veía el buen hacer del director, que nos ofrece algunos buenos momentos con la cámara. Además del ya mencionado, me quedo también con el plano final de la peli, con todos los pistoleros rodeando a Dan Murphy, muerto ya.

Craig Hill encabeza el reparto de la peli como Dan Murphy. No es Hill un actor en el genero que tenga mucha fama, pero creo que habría que empezar a reconocerle su buen trabajo en casi todos sus papeles. Puede ser que no llegue a los niveles de carismas de otros grandes, pero sin duda está en una buena primera linea con sus actuaciones creíbles y correctas. Aquí en concreto borda el papel, y esta perfecto tanto en las partes de acción como en las mas intimas.
Gloria Miland era la habitual por aquellos años en los trabajos de los hermanos Marchent, y era mucho más que una cara bonita.
Piero Lulli es un actor que después se convertiría en habitual secundario de lujo en los spaghetti-westerns, y aquí le vemos en uno de sus primeros trabajos. "Ocaso de un pistolero", una buena historia en una gran película. (800 SW)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada