jueves

EL GRAN SILENCIO


El gran silencio (Il Grande silenzio)
1968
Italia/Francia
DIRECTOR Sergio Corbucci
GUIÓN Sergio Corbucci, Vittoriano Petrilli, Mario Amendola, Bruno Corbucci
MÚSICA Ennio Morricone
FOTOGRAFÍA Silvano Ippoliti

REPARTO
Jean-Louis Trintignant, Klaus Kinski, Luigi Pistilli, Marisa Merlini, Frank Wolff, Mario Brega, Raf Baldassarre, Spartaco Coversi

Sergio Corbucci dirige de nuevo otro fenomenal titulo del genero, que con el tiempo ha alcanzado el nivel de película de culto, y que para muchos es el mejor western europeo rodado jamás. En la frontera entre Mexico y USA, en un pequeño pueblo nevado, la situación ha echo que un montón de pobres desgraciados tengan que malvivir robando, presionados por el cacique de la zona. El mismo cacique ha logrado poner recompensas por la cabeza de los ladrones, y eso ha echo que un montón de buitres carroñeros estén al acecho listos para atrapar a los buscados. El peor es el Loco, un cazador de recompensas que no duda en matar siempre, aunque sea por la espalda y aunque el otro esté desarmaldo.
Hasta la zona llega un pistolero a sueldo llamado Silencio, un hombre al que la fama le precede como uno de los más rápidos y letales. Va a ser contratado por una viuda para que acabe con Loco.
"El Gran Silencio" es una película ambientada en un lugar lleno de violencia por unos pocos de dolares. Al amparo de la ley, los cazadores de hombres están asesinando a personas, y después la tratan como carne de carnaza, poco más. Corbucci se encuentra con un momento en la historia americana bastante oscuro, y quizás basándose en hechos reales (no probados, pero seguramente la idea sería mas una época en general que una fecha o un lugar en particular. Y es que la época en que se ponían precio a las cabezas, o a las cabelleras de indios o supuestos indios, sin importar llevar a el buscado por la ley muerta, seguramente sería una época muy parecida en la que vemos en la película) logra un decorado de fondo perfecto para poder contar esta historia.
Obviamente, la critica a la ley y a muchas más cosas esta muy presente en el trasfondo de la cinta, pero eso es algo que mejor dejar para otro momento.
Corbucci nos indica pronto que estamos antes un western muy original. Para empezar, el personaje protagonista es un hombre que lleva a el máximo el estereotipo de el pistolero de pocas palabras que tantas veces hemos vistos en otros SWs. Hasta poco después de comenzar el visionado no nos enteramos de que el motivo de su apodo no es otro que es mudo. Poco a poco también vamos descubriendo que realmente no vino a el pueblo a hacer un trabajo más, realmente vino a acabar con el cacique, que es el hombre que le dejó mudó cuando era un niño, aparte de matar a sus padres.
Silencio ve que hizo mal en dejarlo vivo, y ha llegado a el pueblo a terminar el trabajo que comenzó unos años antes al amputarle el pulgar derecho.
Pero al llegar a el pueblo, y ver la situación, y sobre todo después de conocer a la viuda y la historia de el Loco, decide ayudarla y acabar con los cazarrecompensas.
Por desgracia, Silencio no puede acabar con todos, y pese a lograr matar a unos pocos, entre ellos a el cacique, logrando su objetivo principal de matarlo, al final muere a manos de Loco. Además, el Loco mata a todos los que tenia como rehén, dejando el pueblo convertido en una tumba abierta.
Semejante final, imposible de ver por norma general en el cine, obligó a Corbucci a rodar poco después de presentar la película en los primeros visionados un final feliz para presentarlo en algunos países en donde no le darían permiso para llevar a los cines semejante película (pese a ese final alternativo, en España la censura no dejó ver la película en los cines, y hasta hace un año no se había editado en ningún formato).
De todas formas, si la única virtud de "El Gran Silencio" hubiera sido ese final, la película dificilmente seria tan valorada como es.
Corbucci logra poner en pantalla una ambientación impresionante, partiendo de un pueblo inundado en nieve. Todos los personajes aparecen embutidos en grandes ropajes, del que muchas veces solo se ven las manos. Esas manos que tanto protagonismo tomaron en la otra obra maestra del director, "Django", y que aquí aun toman más protagonismo.
Alejada de cualquier tipo de humor o comedia, la película camina por el hiperrealismo y la violencia sanguinaria y extrema. La forma en que el Loco trata los cadaveres de unos forajidos, recuerdan a un carnicero en un matadero tratando con carne de animal y son un ejemplo de por donde camina el film.

Corbucci apuesta por una arriesgada puesta en escena. Quizás, lo más interesante es que la película comienza con un color blanco que casi parece el verdadero protagonista al comienzo, aunque poco a poco se va cambiando a el negro conforme se acerca el final de la historia, como si la tragedia final se fuera haciendo dueña de las imagenes. Jean Louis Trintignant es el actor protagonista, y su papel de Silencio está marcado por su falta de dominio de el idioma italiano. Lo que hubiera podido haber sido un inconveniente, Corbucci lo adapta al guión de forma muy ingeniosa y haciendo aún más atractivo a el personaje. Pese a no poder servirse de la palabra, el actor francés borda su actuación. Aunque si alguien resaltar, sin duda es el peculiar Klaus Kinski, con un papel a su medida. Tampoco quiero olvidarme de Frank Worlf, en el personaje de un Sheriff bonachón y buena persona, pero demasiado ingenuo.

Pese a todo lo escrito, creo que aún me dejo sin tocar muchos aspectos y lecturas de esta fenomenal película, pero es difícil abarcar todo lo que "El Gran Silencio" esconde detrás de sus imagenes, y solo me queda un par de cosas más que deciros sobre ella, que realmente el titulo hace referencia a como se queda el pueblo al final de la película, y sobre todo, que no podéis dejar de ver esta obra maestra del western. (TEXTO 800 SW)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada