domingo

ARIZONA VUELVE


Arizona vuelve (Arizona si scatenò... e li fece fuori tutti )
1970
Italia/España
Director: Sergio Martino
Reparto: Anthony Steffen, Rosalba Neri, Aldo Sambrell, Roberto Camardiel, José Manuel Martín, Raf Baldassarre, Luis Barboo, Pinuccio Ardia, Fernando Bilbao, Emilio Delle Piane, Gildo Di Marco, Leonidas Guerra, Enrico Marciani, Marcella Michelangeli, Brizio Montinaro, Joaquín Parra, Carlos Romero Marchent, Dan van Husen, Gilda Bilbao, Antonio Molino Rojo, Silvio Bagolini, Fortunato Arena, Ardia Pinuccio, Enrico Marciani, Brizio Montinaro, Leonidas Guerra, Florentino Alonso, Renato Malavasi, Elio Angelucci

Guión: Ernesto Gastaldi, Joaquín Romero Marchent
Fotografía: Miguel F. Mila
Música: Bruno Nicolai

SINOPSIS: Arizona es acusado injustamente del robo de una diligencia por lo que decide ir a Blakstone Hill para aclarar la situación. Allí, tras una pelea, es apresado y, tras simular su ahorcamiento, decide investigar quién está detrás del robo. La situación se complicará cuando los verdaderos culpables rapten a la hija de un rico hacendado y apresen a su compañero Doble Whisky

Segunda parte, rodada en 1970, de las andanzas de Arizona Colt, un cazador de recompensas inmortalizado por Giuliano Gemma en 1966 que, no obstante, conserva pocos elementos del film original. Así, este western puede encuadrarse en el numerosísimo grupo de spaghettis que intentaron explotar el éxito de algún personaje famoso (en cuántos westerns europeos aparecen los Djangos y Ringos de turno) pero sin que éste tuviera prácticamente relación con el original y con el único objeto de atraer a la gente a la taquilla. La falta de continuidad entre la primera película y la segunda queda patente desde el principio con la elección del actor principal, ya que Anthony Steffen no solamente era un experto en este tipo de secuelas (interpretó a Django, por ejemplo, en “Django el Bastardo” o “Barro en los ojos”, a Ringo en “Los cuatro salvajes” y a Sabata en “Reza por tu alma y muere”) sino que su forma de actuar más hierática contrastaba claramente con el estilo de Giuliano Gemma mucho más expresivo y dinámico. Además el personaje de Arizona en esta segunda parte pierde gran parte de sus características: su amoralidad (en el primer film utilizaba a las mujeres como meros objetos sexuales y en éste a las primeras de cambio se enamora), su dandismo (ahora aparece con un aspecto sucio y desaliñado) y su don de gentes y simpatía (pasa de sonreír “como el arcángel Miguel” a parecer un rostro esculpido en roca.

No es de los grandes Spaghettis, pero supera a muchos por su escenografía, sus excelentes duelos y, sobre todo, por el gran final, donde Arizona cumple con la promesa "volveré y os mataré a todos". En su "debe", algunos guiños a lo cómico y una falta de presupuesto que a veces, solo a veces, se nota. Bien Roberto Camardiel en su papel de borrachín, y muy bien el gran Aldo Sambrell, aquí en un papel de coprotagonista. Las chicas, como de costumbre, guapas y poco expresivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada