sábado

UNO DESPUES DE OTRO


Uno después de otro (Adiós caballero) (Uno dopo l'altro)
1968
Italia/ España
Director: Nick Nostro
Reparto:Richard Harrison, Pamela Tudor, Paolo Gozlino, José Bódalo, Jolanda Modio, José Jaspe, José Manuel Martín, Hugo Blanco, Luis Barboo, Fortunato Arena, José Canalejas, Eugenio Galadini, Emilio Messina, Roberto Messina, Mirella Pamphili, María Saavedra, Goffredo Unger
Guión: Nick Nostro, Simon O´Neill
Música: Berto Pisano, Fred Bongusto
Fotografía: Mario Pacheco


Jefferson (José Bodalo),dueño de un banco, se pone de acuerdo con Espartero(José Manuel Martín), jefe de una banda de forajidos mexicanos, para atracar el banco.
Pero Jefferson traiciona a Espartero, roba el banco con ayuda de Gleen (Paolo Gozlino) y unos cuantos gringos disfrazados de mexicanos, y hace que la culpa recaiga sobre Espartero.
Pero en el atraco muere Bill Ross, y a los pocos días llega al pueblo un extraño pistolero preguntando por Ross, que al ver que ha muerto, comenzará la búsqueda de Espartero.

Nick Nostro, un muy desconocido director que dos años antes dirigiera "Un Dólar de Fuego", terminaba aquí su camino por el spaghetti western con esta historia de venganza, traiciones, y de fondo el botín del atraco.

Protagonizado por Richard Harrison, uno de los protagonistas de segunda fila del género. En está cinta no está mal su actuación. Su personaje es un pistolero que como dato más reseñable lleva gafas. Pero claro, como el pobre cada dos por tres las pierde (recibe muchas palizas en la cinta), lleva un arsenal de lentes en su gabardina. Hombre prevenido...
Destaca en el reparto José Bodalo, que no actúa de mexicano, sino del banquero Jefferson, un astuto y malvado hombre de negocios, capaz de cualquier cosa por unos dolares.
Y el papel del líder mexicano de los bandidos recae sobre José Manuel Martín, otro secundario español habitual en estos roles. Los dos están como siempre, muy bien, haciendo que la producción gane en solidez.
Quizás donde chirría un poco "Uno después de otro" es en el argumento,cogido por los pelos en algunas ocasiones, intentando crear situaciones que agraden al espectador, a costa de ser forzadas. Y también la película resulta algo lenta al principio, ya que hasta que el protagonista no empieza de verdad a matar uno después de otro a los villanos, la cosa se ralentiza demasiado con idas y venidas que no vienen a cuento.
Pero en general es un entretenido y ameno spaghetti western, violento y con buenas peleas, que sin ser de lo mejor del genero, se deja ver sin problemas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada