jueves

EL DIA DE LA IRA


El dia de la ira (GIORNI DELL'IRA, I)
1967
Director: Tonino Valerii
Argumento : Del romance "Der Tod ritt Dienstags" by Ron Baker
Guión : Ernesto Gastaldi, Renzo Genta, Tonino Valerii
Director de Fotografía : Enzo Serafin
Música : Riz Ortolani

REPARTO
Lee Van Cleef, Giuliano Gemma, Walter Rilla, Christa Linder, Yvonne Sanson, Ennio Balbo, Lukas Ammann, Anna Orso, Andrea Bosic, Giorgio Gargiullo, Jose Calvo, Hans-Otto Alberty, Benito Stefanelli, Al Mulock.

Coproducción italo-alemana de 1967 que supuso la segunda y, para mí, mejor incursión de Tonino Valerii en este subgénero, director que posteriormente filmaría, entre otras, las notables “Una razón para vivir y una para morir” (1972) y “Mi nombre es ninguno” (1973), una especie de testamento cinematográfico del western clásico y del propio spaghetti.

Scott Mary es un joven bastardo que sufre todo tipo de humillaciones y burlas de los civilizados habitantes de Clifton mientras lleva a cabo su trabajo de barrendero. Tan sólo cuenta con el sueño de comprarse un revólver y convertirse en un pistolero y con la amistad de dos personajes tan marginales como él, un vagabundo llamado Bill y Murph, un viejo que en su día fue un famoso sheriff. Su situación cambiará cuando llegue al pueblo Frank Talby, un temible pistolero que le enseñará las lecciones pero no los trucos de su oficio.

Nos encontramos, para mí, ante uno de los mejores spaghettis rodados por un director distinto a Sergio Leone gracias sobre todo a un guión estupendo, inteligente, malicioso y más cuidado de lo habitual obra del propio director y del prolífico Ernesto Gastaldi que no sé si se deberá al hecho de ser una adaptación de una novela, lo que no era demasiado frecuente en este subgénero. Además cuenta con unos personajes muy bien perfilados (sobre todo los dos protagonistas pero también los secundarios, incluido el de el pistolero llamado El Santo que me pareció lo suficientemente interesante como para haber protagonizado un spaghetti) y unos estupendos diálogos, principalmente los sostenidos por Talby.

Lo primero que me llamó la atención de la película es que el espectador ve la figura del maduro pistolero a través de los ojos de Scott Mary; así al igual que éste y gracias a la magnífica escena de presentación de Talby entrando majestuosamente a caballo en el pueblo, el personaje interpretado por Lee Van Cleef consigue deslumbrarnos para poco a poco y a medida que vamos conociendo su forma de actuar, al igual que Scott, irnos desengañando al comprobar que es un ser amoral que persigue el beneficio propio sin reparar en el daño que pueda llegar a hacer.

Es, pues, en la primera parte en la que Talby aparece como un personaje atractivo, puesto que se dedicará a adiestrar en el manejo de las armas al desarraigado Scott a través de una especie de decálogo sobre la conducta del hombre de armas:

- Nunca supliques a otro hombre.

- No te fíes nunca de nadie.
- No te pongas nunca entre una pistola y su blanco.
- Los puñetazos son como los tiros, si te dan el primero ya estás listo.
- Cuando dispares contra un hombre mátalo, si no antes o después te matará él a ti.
- La bala justa en el justo momento.
- Antes de desatar a un hombre hay que desarmarlo.
- Nunca le des a un hombre más balas que las que necesita.
- El que no acepta el desafío ya lo ha perdido, y lo ha perdido de la peor forma.
- Cuando un hombre empieza a matar ya no puede detenerse.

Además, a través de las lecciones que le impartirá el veterano forajido, el alumno aprenderá a respetarse y a que le respeten, por lo que nos encontramos ante la típica narración de iniciación o aprendizaje en el que el protagonista madurará y al final tendrá que elegir que camino quiere seguir, elección que, como todas, será dolorosa.

Por otra parte, el guión tiene un claro carácter desmitificador, tanto de la sociedad que se desarrolló en el siglo XIX en los EEUU como de la figura del pistolero. Así nos encontramos con Clifton un pueblo civilizado (un personaje llega a decir que “Hace años que no se oía un disparo”) pero que se ha construido con base en la hipocresía y la mentira, puesto que las fuerzas vivas (el juez, el banquero y el dueño del saloon) no han dudado en enriquecerse a través de actividades delictivas, valiéndose de los mismos forajidos a los que desprecian y a los que, en su día, traicionaron. En cuanto a los pistoleros da una visión muy alejada de la figura romántica propia del western clásico y mucho más realista al presentárnoslos como unos profesionales que utilizan todo tipo de trucos y artimañas (cortar el cañón del revólver, modificar el percutor, evitar el sol en la cara) para sobrevivir y poder enfrentarse con éxito a aquellos que podían ser más rápidos.

Este carácter desmitificador del oeste y de sus personajes que supone una clara ruptura con el western estadounidense contrasta en cierta forma con la excelente y elegante forma de dirigir de Tonino Valerii que se caracteriza por el especial cuidado en la composición de las escenas y la ausencia de los típicos tics de este subgénero, estando más cercana al clasicismo del western norteamericano que a los excesos formales del spaghetti.

El film además contó con una buena labor en la producción de la pareja Chrosicki y Sansone, responsables también de la estupenda “De hombre a hombre”, lo que se traduce en abundantes localizaciones y en una buena labor de ambientación, y con una pegadiza banda sonora de Riz Ortolani en la que destaca el tema principal y otro que se escucha a lo largo de la película con distintas variaciones (guitarra, armónica, orquesta).

Por lo que respecta a los actores, la película cuenta con dos de los grandes intérpretes de este subgénero. Lee Van Cleff en su mejor momento (había encadenado los rodajes en Europa de sus dos películas con Sergio Leone más “El halcón y la presa” y “De hombre a hombre”) que con su habitual sobriedad da toda una lección interpretativa como Frank Talby, un personaje complejo (muestra cierto afecto por Scott pero al mismo tiempo lo utiliza para conseguir sus fines) que presenta muchas similitudes con el de Ryan en la mencionada “De hombre a hombre” ya que como éste es un hombre inteligente que extorsionará a respetables ciudadanos valiéndose del oscuro pasado de éstos y, además, hará de padre adoptivo de un joven pistolero enseñándole el oficio. Incluso se le podía ver como un antecedente de Frank en “Hasta que llegó su hora” ya que como éste es un veterano pistolero que sabe que su tiempo se está acabando y que está envejeciendo por lo que su única oportunidad de sobrevivir pasa por asentarse con un negocio legal.

En cuanto a Giuliano Gemma (actor en plena popularidad en ese momento gracias a Ringo y a Arizona) pienso que le da la réplica perfectamente a Lee Van Cleef con una actuación mucho más grave y contenida de lo que en él era habitual aunque cargada de matices, haciendo creíble la transformación de su personaje de un joven apocado a un pistolero un tanto bravucón pero con una cierta conciencia del bien y el mal, además de lucirse en el enfrentamiento final gracias a su estupenda condición física. Junto a ellos destacan tres veteranos actores: José Calvo en el rol de un vagabundo medio ciego, Walter Rilla que interpreta a Murph un viejo que le abrirá los ojos a Scott respecto al verdadero carácter de Talby y sí le enseñará los trucos de los pistoleros y Al Mullock como Wild Jack, un pistolero con una cuenta pendiente con Talby al que los honrados ciudadanos de Clifton traicionaron quedándose con todo el botín del robo, hecho que le servirá a Talby para chantajearlos.

En definitiva, un spaghetti clave con un guión magnífico que dosifica muy bien las escenas de violencia y una sobresaliente dirección (cuenta con escenas memorables como la mencionada presentación de Talby, el duelo, como si de una justa medieval se tratase, entre éste y El Santo y el enfrentamiento final en el que Scott va acabando con los secuaces de Talby mientras recita las lecciones aprendidas) cuya visión creo que es indispensable para todo aficionado a este subgénero.

GIULIANO GEMMA

Giuliano Gemma (Roma-1938) es uno de los grandes actores del genero. Aparte de ser muy agraciado, Gemma era muy ágil, con lo cual podía hacer muchas piruetas y movimientos como vemos a lo largo de todas sus películas en el genero.
Pronto comenzó su estrellato en los spaghetti westerns, a raiz de protagonizar "Una pistola para Ringo", un personaje peculiar, que llegó a tener 3 películas más para el mismo personaje. Ringo era mucho mas divertido y risueño que la mayoría de los protagonistas de los SW de esa época, y eso hizo que destacara bastante. En solo dos años rodó 7 westerns más, aupado por la fama de su estreno.

Pero en el 67 consigue uno de sus mejores papeles en "El día de la ira", junto al gran Lee Van Cleef, en el que puede ser su mejor euro western.
Siguió trabajando con asiduidad, hasta que en el 77 (ya con el genero acabando) rueda otra buena película, "California", que pone un buen punto y aparte en su periplo por las llanuras europeas.
Y digo punto y aparte porque en el 85 nos ofrece "Tex y el señor de los abismos", una adaptación de un personaje de tebeos, ambientado en el oeste. Uno de los iconos del genero, Giuliano Gemma aun sigue en la actualidad actuando en películas.

Filmografia SW:

1965- Una pistola para Ringo
1965- El Retorno de Ringo
1965- Un dólar agujereado
1965- Adíos, gringo
1966- Arizona Colt
1966- El hombre del sur
1967-Los largos días de la venganza
1967- Wanted
1967- El dia de la ira /// Reseña Adicional
1968- Por techo, las estrellas
1969- Vivos o preferiblemente muertos
1969- La muerte de un presidente
1972- Les llamaban y les llaman dos sinvergüenzas
1975- El blanco, el amarillo y el negro
1977- California /// Reseña Adicional
1978- Montura de plata (Sella d'argento)
1985- Tex y el señor de los abismos.

AL MULOCK

Actor nacido el 30 de junio de 1925 en Ontario, Canada. Comenzó una larga carrera tanto en cine como en televisión. Su trabajo le lleva hasta España para rodar algún western, y ya se queda allí a las ordenes de Leone. Durante el rodaje de "Hasta que llegó su hora", Mulock salta desde la ventana de su hotel y se suicida en mayo del 68.

Mickey Knox, guionista de dicha película, fué testigo de aquellos hechos, y los contaba así en el libro "The Good, The Bad, & the Dolce Vita (Nation Books)":

"La película movía un gran grupo de personas, y nuestra sede se encontraba en Guadix, un pequeño pueblo con mucho calor y polvo. La mayoría del equipo se alojaba en un gran edificio de tres plantas. Acabamos de regresar de una sesión de localización de exteriores, cuando se me ocurrió mirar por la ventana hacía lo que parecía un cuerpo tirado en la calle. Efectivamente, era el cuerpo de un actor, que solo aparecía en la secuencia inicial de la película.

Todavia llevaba puesto su vestuario de vaquero, y Sierra, el gerente de producción, al enterarse del suicidio, dijo "hay que conseguir el traje antes de que se lo lleven", por lo visto por indicaciones del propio Leone.
El actor no había terminado su papel y necesitaban a alguien para hacerlo, pero eso no sería problema mientras tuviera el traje del muerto. Cualquier persona de la misma altura y parecida apariencia podría terminar el rodaje por él.

En realidad, el hombre no estaba muerto, pero Leone ni lo preguntó. Él sólo se preocupaba del rodaje del día siguiente. Lo que realmente mató al actor fue el paseo en un coche de producción más un camino lleno de baches a un hospital lejano. Él nunca debió haber sido trasladado. Una costilla rota le atravesó el pulmón durante el recorrido. Más tarde supimos que el actor era un drogadicto y no podía conseguir su dosis en Guadix. Desesperado, subió a la azotea y se tiró.

Filmografía SW:

1966- El Bueno, el feo y el malo
1967- Los Despiadados
1967- El dia de la ira
1968- Hasta que llegó su hora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada