sábado

HASTA QUELLEGO SU HORA


C´ERA UNA VOLTA IL WEST (ONCE UPON A TIME IN THE WEST) Italia 1968
DIRECTOR Sergio Leone GUIÓN Sergio Leone, Dario Argento, Bernardo Bertolucci
MÚSICA Ennio Morricone FOTOGRAFÍA Tonino Delli Colli
REPARTO Henry Fonda, Charles Bronson, Claudia Cardinale, Jason Robards, Gabriele Ferzetti, Frank Wolff, Woody Strode, Jack Elam, Lionel Stander, Paolo Stoppa, Keenan Wynn
Brett McBain, granjero viudo de origen irlandés, vive con sus hijos en una finca levantada sobre el terreno arenoso y desértico del Oeste americano. Allí piensa que será feliz con su segunda y reciente esposa, Jill, que debe llegar desde Nueva Orleans, y a la que prepara un fiesta de bienvenida. Pero antes, una partida de bandoleros acaba con las vidas de Mac y sus hijos. Cuando Jill llega a la hacienda queda impresionada por una matanza que nadie se explica.
Casi 3 horas del mejor spaghetti western; con la violenta receta escrita por Bernardo Bertolucci y Dario Argento, Sergio Leone cocina una venganza a fuego muy lento bajo el ardiente sol del desierto americano. En la memoria queda un maravilloso malvado Fonda, una armónica premonitoria del magnífico duelo final y, por supuesto... ¡Claudia!
La película comienza con un larguísimo plano del siempre malévolo Jack Elam, atrapando a una mosca mientras espera, junto a dos secuaces, la llegada de Bronson.
En esta larga primera escena, los títulos de crédito de la película se insertan en pantalla durante más de 10 minutos, en una parsimoniosa (que no aburrida) presentación de personajes. El ínclito, a la par que entrañable Jack Elam, al que Leone parece querer rendir un homenaje a su dilatadísima carrera en el Western, mantiene una desigual batalla con una mosca a la que, en vez de cojonera, podríamos calificar de "revolvera". Inigualable Sergio Leone. La armónica del extraño pistolero suena cuando los forajidos creen que no ha llegado en el tren. Pero desgraciadamente para ellos, sí ha venido, con su armónica y su revólver. Charles Bronson necesita el caballo que no han traído para él. Sin embargo, van a sobrar dos. “El ritmo de la película pretendía crear la sensación de los últimos jadeos que da una persona justo antes de morir. Hasta que llegó su hora era, DE PRINCIPIO A FIN, UNA DANZA DE MUERTE. Todos los personajes del film, con la excepción de Claudia, son conscientes del hecho de que no llegarán al final con vida” - Sergio Leone.
En esta escena, Bronson y Fonda unen sus revólveres contra el enemigo común.

EL DUELO FINAL

En esta escena, Frank descubre los motivos de Harmónica para desear su muerte, en uno de los mejores duelos finales del spaghetti-western. En la misma línea de sus anteriores spaghetti-western, Sergio Leone compone un duelo final extraordinario, con una elipsis circular que desemboca en la incredulidad del perdedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada