viernes

CAZADOR DE RECOMPENSAS


Cazador de recompensas (Per il gusto di uccidere)
1966
España/Italia
Director: Tonino Valerii
Guión: Victor Auz, Tonino Valerii
Música: Nico Fidenco
Fotografía: Stelvio Massi

Reparto:
Craig Hill, George Martin, Piero Lulli, Fernando Sancho, George Wang, Rada Rassimov, Lorenzo Robledo, Diana Martin, Frank Ressell, Graham Sooty, Jose Marco, Sancho Gracia, José Manuel Martin, Jose Canalejas.

Hanks Fellows es un cazador de recompensas que ultimamente se dedica a recuperar el dinero que los bandidos roban a los bancos, cobrando después un gran salario.
Ahora va detrás de la banda de Gus Kennebeck, que además también es el asesino de su hermano. Con el paso de los años, ya se ofrece por Kennebeck una gran recompensa, y es el momento para que Fellows lo atrape...
Primer western dirigido por Tonino Valerii. En él ya empezamos a ver las cualidades que lo irán acompañando a lo largo de su trayectoria en el genero; las virtudes del western clasico mezclado con el nuevo western europeo de su maestro Leone.

Comienza la película con una escena al atardecer con el protagonista avanzando a caballo por una ladera en el desierto con el sol detrás, para después acercarse hacia la cámara, y a continuación los créditos iniciales. Este primer destello de calidad a la hora de poner la cámara continuará a lo largo de la casi hora y media de la cinta. Y es que pese a que pueda tener un guión normalito en sus manos, Valerii demuestra que sabe sacarle partido.
Hanks Fellows es el personaje central, al que le pone cara el actor Craig Hill, una de las "estrellas" consideradas de la segunda categoría del genero, pero que aquí esta a un buen nivel, siempre con una sonrisa irónica en su rostro.
Fellows es un hombre de la "ley", pero no trabaja precisamente por amor al arte. Fellows se dedica a recuperar dinero robado a los bancos, y también a cazar a buscados por la justicia. Su única obsesión es el dinero, y solo por él se dedica a este trabajo tan peculiar. Incluso cuando aparece en escena Gus Kennebeck (George Martín), pese a ser el asesino de su hermano, realmente parece como si Fellows hubiera dejado pasar los años solo para cazarlo cuando valiera mucho dinero, más que una venganza.

Pese a no ser un frío asesino, Fellows demuestra en los primeros minutos que los sentimientos no son precisamente su fuerte; oculto en las montañas, observa desde lejos gracias a su mira telescópica como una banda de mexicano asalta y mata a toda una caravana de soldados, mientras él ni se inmuta ni actúa, ya que sabe que para poder ganar dinero tienen que robar el dinero del banco. Tampoco duda en golpear a mujeres, o en proponer secuestrar niños...
Gus Kennebeck es el líder de la banda más peligrosa de la zona, y su intención de robar el oro de una mina a toda costa le puede costar caro con Fellows en la ciudad.
Kennebeck si es realmente un hombre sin escrúpulos, capaz de golpear a sus propios familiares y secuestrarlos por lograr información. El actor español George Martín es el encargado de este papel de villano.
Especial mención para Fernando Sancho, en una colaboración de pocos minutos, y Sancho Gracia con un extraño teñido en el pelo.

En el lado negativo, un sencillo guión con algunos puntos oscuros, que pese a todo es fácil de seguir y no chirría demasiado. Algunas acciones de muchos personajes son bastantes dificiles de considerar como lógicas, entre ellas que un forajido entre en el pueblo a plena luz del dia, o que una madre abandone a su hijo...

La banda sonora de estilo más clásico, pese a no ser muy rompedora, es correcta, y hasta queda muy bien en las cabalgadas a lo largo de las montañas.

Tonino Valerii rueda de forma bastante hábil, y sabe añadirle algunos toques de humor, que pese a que no están muy logrados, si consiguen rebajar un poco el nivel de violencia de tanto tiroteo y muerte, que supongo que el propio director consideraría necesario para no atosigar a sus espectadores. Sus mejores momentos son sin duda los frecuentes tiroteos, y sobre todo como nos enseña la manera de "trabajar" de Hanks Fellows.
Con todo ello, se puede considerar a "Cazador de recompensas" un gran spaghetti western, con los mejores ingredientes del genero, y que ya nos avisaba del gran titulo que iba a dirigir el mismo director unos años después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada