lunes

HOMBRES VIOLENTOS

THE VIOLENT MEN (USA 1955) DURACIÓN 96 min.
DIRECTOR Rudolph Maté
GUIÓN Harry Kleiner (Novela: Donald Hamilton)
MÚSICA Max Steiner FOTOGRAFÍA W. Howard Greene & Burnett Guffey
REPARTO Glenn Ford, Barbara Stanwyck, Edward G. Robinson, Dianne Foster, Brian Keith, May Wynn, Richard Jaeckel
PRODUCTORA Columbia Pictures
Lou Wilkinson es un ganadero que poco a poco ha acaparado todo el valle. La única oposición a sus ambiciones es el joven ganadero John Parrish. Wilkinson cuenta con el apoyo de su hermano y su mujer Marta para llevar a cabo sus proyectos. Judith, la hija de Wilkinson, se enamora de Parrish y le pide ayuda cuando se escapa del rancho de sus padres. Este hecho, unido a las muertes de Marta y Cole, inspiran en Wilkinson planes de venganza.
La película combina dos lineas argumentales paralelas: un relato de aventuras y acción y una historia de infidelidades y traiciones familiares. La tensión dramática se reparte entre el enfrentamiento de Lew Wilkison (Edward G. Robinson) con los pequeños granjeros del valle, con métodos criminales, y las luchas internas de la familia. La acción mantiene un ritmo elevado y vigoroso, con intervención de numerosos personajes y una larga sucesión de lances diversos. Contiene una dosis de violencia mayor que la habitual en las obras del momento. Enfrenta a tres villanos con un personaje honesto, pacífico, portador de heridas incurables de la Guerra Civil (1861-65) y solitario. Son escenas memorables la estampida de caballos, la trampa tendida a los sicarios de Lew, el duelo a muerte ante Martha, el incendio del rancho y otras.
La música, de Steiner, se integra en la acción con melodías trágicas, de lucha y tensión, lúdicas y románticas. Destacan el tema inicial y el de cierre. La fotografía ofrece planos y encuadres muy cuidados, de luz atenuada y excelente dibujo. El guión construye un relato intenso, ágil y breve. La interpretación de Ford es correcta y resulta delicioso el reencuentro, tras "Perdición" (1944), de Robinson y Stanwyck. La dirección aporta ritmo, fuerza y espectacularidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada